Chica con melena rubia y flequillo que sufre de trastorno disfórico premenstrual TDPM

Aproximadamente 3 de cada 4 personas que tienen la menstruación pasan por el TDPM en un momento u otro.

Para la mayoría de las personas estos síntomas son leves. Pero alrededor del 5% de las mujeres experimentan una forma más grave de SPM, conocida como trastorno disfórico premenstrual o TDPM.  

El TDPM es un trastorno relacionado con las hormonas (también conocido como trastorno endocrino) que puede tener un grave impacto en la vida de una persona. Puede dificultar el trabajo, la socialización y el mantenimiento de relaciones sanas debido a los síntomas emocionales y físicos que pueden afectar enormemente a la salud mental de una persona.

Por el momento, no sabemos qué causa exactamente el TDPM. Se cree que es el resultado de una mayor sensibilidad a los cambios hormonales normales que se producen durante el ciclo menstrual. También hay indicios de que puede estar relacionado con variaciones genéticas, con tener antecedentes familiares de depresión o con haber vivido acontecimientos estresantes o traumáticos en el pasado.

Si aprendemos más sobre condiciones poco conocidas como el TDPM, podemos ayudar a más personas a reconocer los síntomas y obtener el apoyo que necesitan para vivir sin miedo.

¿Cuáles son los síntomas del TDPM?

El aspecto único del trastorno disfórico premenstrual es que se produce mensualmente en torno al ciclo menstrual, normalmente una o dos semanas antes de que empiece el periodo. Es posible que empieces a sentirte mejor el primer día de la menstruación y que no tengas ningún síntoma cuando ésta termine.

 Las personas con TDPM pueden experimentar algunos de los siguientes síntomas.

 Experiencias emocionales
  • Cambios de humor
  • Sentirse disgustada o con lágrimas en los ojos
  • Enfado o irritabilidad
  • Sentimientos de ansiedad
  • Sentirse desesperado
  • Sensación de tensión o nerviosismo
  • Dificultad de concentración
  • Sensación de agobio
  • Falta de energía
  • Menos interés en las actividades que normalmente disfruta
  • Sentimientos suicidas
Experiencias físicas o de comportamiento
  • Sensibilidad o hinchazón de los senos
  • Dolor en los músculos y las articulaciones
  • Dolores de cabeza
  • Sensación de hinchazón
  • Cambios en el apetito, como comer en exceso o tener antojos específicos de alimentos
  • Problemas de sueño
  • Dificultad para evitar o resolver conflictos con las personas que le rodean.
  • Se enfada mucho si siente que los demás le rechazan

Tratamiento del TDPM

El TDPM puede ser frustrante y difícil de tratar, sobre todo si aún no entiendes todo lo que tiene que ver con él o no tienes ningún tipo de apoyo. Si lo que hemos descrito se parece a lo que experimentas o crees que puedes tener un trastorno disfórico premenstrual, reserva una cita con tu médico para hablar de ello. Podrá diagnosticar tu condición y ayudarte a controlar mejor tus síntomas en el futuro, para que no tengas que enfrentar tu período con temor.

El TDPM puede ser aterrador, especialmente si estás pasando por él sola, así que intenta acudir a las personas que pueden ayudarte. Si tienes pensamientos suicidas, busca ayuda inmediatamente hablando con alguien de confianza o llamando a un teléfono de ayuda. 

Existen diversas opciones de tratamiento para el trastorno disfórico premenstrual y formas de ayudar a controlar los síntomas. Para algunas personas funcionan las terapias de conversación, la toma de antidepresivos, el uso de anticonceptivos hormonales o la toma de analgésicos.

Para saber si los síntomas coinciden con el ciclo menstrual, puede ser conveniente hacer un seguimiento de la menstruación y llevar un registro de los síntomas y de cómo se siente en las distintas fases del ciclo. Recoger toda esta información puede ayudarte a establecer un patrón.

Una vez que sepas cuándo puede aparecer el TDPM, puedes planificar con antelación. Algunas personas cambian la fecha de los eventos o las tareas importantes que pueden ser estresantes y, en su lugar, dedican tiempo a las cosas que las calman.

Es importante que cuides tu salud física y emocional, ya sea durmiendo lo suficiente, haciendo ejercicio suave, pasando tiempo en la naturaleza o practicando la atención plena para relajarte. Nuestros consejos sobre cómo afrontar el síndrome premenstrual ofrecen algunos puntos de partida para algunos cambios en el estilo de vida que pueden ayudar.

Responsabilidad médica

La información médica contenida en este artículo se ofrece únicamente como recurso informativo, y no debe utilizarse ni utilizarse con fines de diagnóstico o tratamiento. Consulte a su médico para que le oriente sobre una condición médica específica.

Sigue aprendiendo