Si eso te pasa de vez en cuando, no hay por qué preocuparse. Cuando sos joven, le pasan muchas cosas juntas a tu cuerpo y a tu mente. Si querés estar sola, entonces quedate sola un rato. Y no es una idea tan absurda apagar de vez en cuando el teléfono móvil; ¡muchas personas deberían hacerlo!