Actualmente, es muy común que las mujeres se remuevan su vello púbico, a pesar de que no es mala idea dejarlo así como está.

Después de todo, el vello púbico tiene una finalidad importante. Protege la piel delicada de tu zona íntima de la fricción e infección. Pero la depilación se impuso para la mayoría de las mujeres, que dicen que no se sienten limpias si tienen vello en su zona íntima.

Sin dudas que esa zona ahí abajo transpira bastante si te dejas crecer libremente todo el vello púbico. Por eso conviene recortarlo regularmente. Pero tampoco es necesario que lo elimines todo. Es una elección muy personal, que depende de cómo te sientas y qué es lo que te importa.

Si optas por remover el vello púbico en forma parcial o total, es importante que tomes ciertos recaudos para evitar que se encarne el vello o se inflamen los folículos capilares. Tampoco es una muy buena idea intentar y afeitar tu zona íntima ya que te podrás cortar. Si eres sexualmente activa, esto podría exponerte a un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, que pueden contagiarse a través de partículas microscópicas de la piel. Las cremas depilatorias para la línea de bikini, definitivamente, tampoco son una opción. Te pueden irritar el tejido delicado de tu vulva.

La depilación por láser o la electrolisis son las formas menos complicadas para depilar tu zona íntima. Recomendamos que lo hagas con profesionales en una clínica de buena reputación por un dermatólogo capacitado y que te asegures de seguir de cerca los consejos para el cuidado posterior. Pero ten cuidado, estos tratamientos pueden ser costosos.

Muchas mujeres se depilan con cera, y si es lo que eliges, es importante que tengas en cuenta los riesgos que implica, como pelos encarnados, infecciones en los folículos capilares e incluso quemaduras en la piel. También existe un mínimo riesgo de contraer una infección más seria como celulitis post depilación. Por ese motivo es fundamental que te lo hagas vos misma o que vayas a una clínica de buena reputación en donde cumplan con las normas de higiene y la cera sea descartable. Asegúrate de que la esteticista use un palito limpio y cera nueva. Después de la depilación, aplica un humectante suave con aloe vera o aceite de coco para suavizar y promover la curación.

Si te depilas o afeitas en la ducha, la espuma íntima de Saba para piel depilada contiene caléndula, lo que alivia y humecta la piel delicada de tu zona íntima. Usa un paño exfoliante para evitar que se encarne el pelo. Después de unos cuantos días podrás cambiar y usar un jabón diario como el V-Nutritivo de Saba. Tal vez quieras usar un protector diario, como los protectores diarios multiestilo de Saba, para sentirte fresca todos los días.

Si no estás convencida de quitar la totalidad del vello, te recomendamos recortar regularmente tu vello púbico, con tijeras de uñas. De este modo estarás cómoda, fresca y libre de infecciones.

Recuerda que remover tu vello púbico es una elección personal. Solo haz lo que te parezca correcto para vos.